Home  »  

Los amantes de la moda defendemos los derechos humanos

Foto de Ehimetalor Akhere Unuabona

Que lo que está sucediendo en Afganistán no debe pasar desapercibido para los activistas de la moda, es un hecho. La toma del país por parte del ejército talibán tiene como objetivo restablecer el Emirato Islámico de Afganistán, una proclamación que pone en peligro los derechos adquiridos en los últimos 20 años, especialmente para las mujeres.

La amenaza de la imposición del burka, un guardián masculino para poder salir de casa, la prohibición de estudiar, trabajar, conducir, viajar solas, tener dinero propio, ir a un médico varón o mantener relaciones extramatrimoniales, ha coaccionado la vida de más de 19 millones de mujeres y niñas cuya libertad se ha convertido, de un día para otro, en objeto de castigo. El nuevo régimen reduce la figura femenina a la nada.

Occidente no debe ignorar esta situación, recordemos que el patrimonio artesanal del país y su incipiente industria de la moda, con Kabul como centro de la Ruta de la Seda, estuvo en el foco del panorama textil.

La Ethical Fashion Initiative, creada por la ONU y la Organización Mundial del Comercio para potenciar las conexiones entre artesanos establecidos en áreas deprimidas y marcas, inició en 2016 un programa en Afganistán enfocado en los productores de seda y azafrán para favorecer la autonomía del territorio. 

En 2019, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional patrocinó una muestra de cuatro marcas de moda afganas en el Salone dei Tessuti en Milán, cada una de las cuales había sido fundada por mujeres en Kabul, y estaba específicamente orientada a apoyar a las artesanas y trabajadoras. 

Estos son solo un par de ejemplos de la proyección que, hasta ahora, tenía el sector textil en el país. Con la llegada del terror talibán y el riesgo de supresión de los derechos fundamentales, la Ethical Fashion Initiative ha eliminado todas las páginas web relacionadas con sus socios afganos y el trabajo que realiza en el país. Para evitar perjudicar a los residentes, la EFI ha decidido no publicar ninguna información de identificación personal relacionada con su trabajo en Afganistán.

Simone Cipriani, el fundador de esta iniciativa, ha querido lanzar un mensaje de esperanza:

“Creo que lo más importante ahora mismo es permanecer en el país, como estamos. Crear diálogo y permitir que las mujeres y las comunidades realicen un trabajo básico”.

Desde Moda Sostenible Barcelona también queremos lanzar nuestro mensaje de apoyo al pueblo afgano, defendemos las libertades y derechos humanos universales y creemos en la moda como un medio de empoderamiento y una forma de cambiar la narrativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *